Otros espectáculos taurinos

0
486

La plaza de toros alberga durante algunas mañanas, el concurso nacional de recortadores, fiestas camperas y la tradicional corrida vasco-landesa. Se trata de un espectáculo taurino que ha llegado a nuestros días prácticamente igual a como se practicaba hace siglos. Es el llamado toreo acrobático, en el que el torero salta por encima de las astas del animal creando un juego de fusión entre uno y otro. Junto al saltador el resto de la cuadrilla, los hombres de blanco, hacen cintas y recortes sorteando a la res. Es una celebración apta para todos los públicos ya que los toros no son heridos, ni se sacrifican en el ruedo.

Por otra parte, en el concurso de recortadores los mozos ofrecen para el deleite del público asistente toda clase de quiebros, cintas y recortes frente al astado. Tanto la corrida vasco-landesa como el concurso de recortadores suponen la recuperación de formas de toreo ancestrales de la cultura vasco-navarra, que han llegado hasta nuestros días para ofrecer un espectáculo de gran belleza.