Lidia de Toros

0
93
Fotografía Lidia de Todos.

La Lidia de Toros

La Plaza de Toros de Pamplona es la cuarta más grande del mundo y pertenece a la Casa de Misericordia, que en la ciudad también se le conoce como La Meca. La institución consigue así fondos para financiar la labor social que desempeña.

Hay corridas desde el día 7 al 14 de julio todas las tardes a partir de las 18,30 horas, y en ellas participan los mejores espadas del momento y se lidian las reses de las ganaderías más importantes.

Cada tarde en la plaza se lidian seis astados en un espectáculo taurino, en el que el Presidente decide los cambios de tercios y vigila por el cumplimiento del Reglamento. Además tiene la última palabra a la hora de decidir los trofeos que ha merecido cada faena. El cargo suele corresponder a un miembro del Ayuntamiento de Pamplona, que se hace aconsejar por tres asesores y un veterinario. Su lugar en la plaza es arriba del tendido uno.

Los toros en Pamplona se viven de un modo especial. La peculiaridad se hace patente en los dos modos distintos de disfrutar de este espectáculo taurino, con dos ambientes diferenciados que conviven en los tendidos: el de sol y el de sombra. Estos últimos representan la parte seria, en la que los aficionados asisten para apreciar los distintos momentos de la faena. Es el lugar de los expertos, aunque no todos los son, al menos se mantiene una actitud sosegada y atenta al desarrollo de la lidia. Personas bien vestidas y elegantes que contrastan de manera radical, con el público que llena las localidades de sol.

Hablar del tendido de sol es hablar de las peñas y de sus ganas de juerga y desmadre. Durante las tres horas que dura la corrida, los mozos y mozas de las peñas bailan, cantan, saltan y sobretodo beben, alegrando el ambiente de la plaza en el transcurso de la tarde. Los miembros de las peñas se preparan cada tarde para acudir a los toros con cubos de bebidas, particularmente sangría y todo tipo de viandas para la merienda. Todo en grandes cantidades. La sangría y otros líquidos servirán para calmar la sed del calor de las tardes de julio, si antes no terminan en las ropas de los espectadores cercanos. Es habitual que se rieguen unos a otros, por lo que más de uno lleva gorros o chubasqueros. Cada peña tiene un lugar propio en el tendido de sol, y se distinguen por los blusones de cada una y por sus himnos y pancartas. Sin embargo, a pesar del desmadre que reina en las localidades de sol, los mozos consiguen atender la evolución de la faena y, si es menester, vitorear o abuchear, los aciertos y los fallos que se produzcan en el coso.

Uno de los momentos típicos de las peñas en las tardes de toros es la merienda. Justo después del tercer toro, la gente sale del tendido para compartir peroles de ajoarriero, jamón con tomate, cangrejos y demás recetario típico navarro, platos contundentes regados de vino, cava y otras bebidas, a poder ser de cierta graduación.

En definitiva las peñas alegran los festejos taurinos, haciendo de este un espectáculo especial y distinto a los de otras plazas de prestigio. Más de un aficionado del tendido de sombra acude a la plaza atraído, en parte, por la algarada de los de sol, recordando los tiempos en los que, posiblemente, formara parte de ellos. Amenizan los momentos de espera y el final de la fiesta con la música de sus charangas, sus letrillas y sus bromas a lo largo de la tarde.

Si se desea  presenciar las corridas de Sanfermines hay un aspecto importante a tener en cuenta. No es fácil conseguir entradas para la feria del Toro, ya que el 90% de las localidades están reservadas para los abonados. El resto se ponen a la venta la noche anterior, al termino de cada corrida y la misma mañana de la lidia. Las entradas del día 7 salen a la venta el día anterior a partir de las 10 horas. Es preciso hacer cola para intentar hacerse con alguna de las entradas que salen a la venta, los “restos” sólo para andanada, aunque lo habitual es que se cuelgue el cartel de no hay entradas poco después de abrirse las taquillas.

 

 

Compartir
Artículo anteriorConciertos
Artículo siguienteVaquillas en la plaza

El entusiamo que sentimos por el Encierro de San Fermín nos ha llevado a la creación de este blog, en el que periódicamente compartimos contenido creado con pasión mediante el que transmitimos la verdadera esencia del Encierro de San Fermín, la imponencia de enfrentarse a uno mismo. ¿Lo vivimos juntos?